lunes, 20 de marzo de 2017

Hemos Visto: LA BELLA Y LA BESTIA


Estaba complicado sorprender haciendo una versión en carne y hueso de uno de los clásicos más queridos de Disney LA BELLA Y LA BESTIA. Las probabilidades de que la cosa se convirtiese en protagonista de la próxima entrega de los Razzies eran tirando a altas (Emma Watson cantando, una bestia hecha por ordenador, Luke Evans como Gastón)... pero que no cunda el pánico, os lo voy a resumir bien para que nadie me malinterprete: PE-LI-CU-LÓN!
Estamos ante una nueva versión que realmente hace honor a su modalidad animada, llegando incluso a superarla en algunos momentos como ese prodigio de escena musical que es BE OUR GUEST, que es sencillamente una obra maestra y contra todo pronóstico la escena de GASTÓN, que no me apasiona mucho en la original y que aquí alcanza otro de sus mega puntos álgidos. 
Otra de las grandes bazas es que el film demuestra que sigue conservando intactos el carisma y sobre todo su corazón, como con ese esperado momentazo de baile final entre sus protagonistas que te pone un nudo en la garganta y que no puedes evitar sonreír como un tonto. Emoción al máximo.
De su magnífico reparto todo son aplausos y flores, Emma Watson se quita de golpe y plumazo el sambenito de Hermione, Luke Evans ha nacido para ser el guapo Gastón y Josh Gad convierte a su polémico Le Fou gay en el robaescenas de la película, arrancando carcajadas a cada palabra que suelta.
De su banda sonora no sé que más se puede decir ya que no se haya dicho. Sencillamente sublime. Incluso las canciones nuevas que se han creado especialmente para esta película la hacen aún más emotiva. En un principio el nuevo track cantado por Céline Dion no me hacía mucha gracia, pero en pantalla grande cobró todo el sentido del mundo con HOW DOES A MOMENT LAST FOREVER.
Por cierto, no sé cómo deciros esto sin sonar mal, dos palabras: VERSIÓN. ORIGINAL. No se puede ver de otra forma. Nos perderíamos la graciosa voz de Emma Thompson haciendo de Mrs. Potts o al genial Ewan McGregor de Lumiere, entre otros. 
En fin, estoy oficialmente emocionado ante las futuras adaptaciones de Mulan y Aladdin.